Loading...

¿Sufres de Nomofobia? ¡ Seguro que si !

Que levante la mano aquel que sea capaz de dejarse el móvil en casa y no tener un deseo irrefrenable de volver a por él. Quién al salir del cine o del teatro sea capaz de aguantar hasta llegar al coche sin revisar sus llamadas o mensajes perdidos.

Quién sea capaz de salir a la calle sin su teléfono y que no albergue la sospecha de que precisamente ese día iba a recibir una importante llamada que no podrá atender. Y, sobre todo, quién se haya quedado sin batería un buen día y no haya tenido la desesperante sensación de estar ilocalizable.

El mejor teléfono móvil, ya sea con internet o sin él, smartphone o no, es aquel que usamos sólo cuando de verdad nos es útil. Y aquel, del que podemos prescindir sin que nos ocasione ningún tipo de alteración. ¿Cuántos están en condiciones, hoy en día, de poder secundar esta idea?

Quien no pueda responder a estas preguntas satisfactoriamente, que se quede con este nombre: Nomofobia.

Es un término, que ha surgido de la abreviatura de la expresión inglesa “no-mobile-phobia”, que los expertos utilizan para definir al miedo a estar sin el teléfono móvil y, que según sus palabras, es la enfermedad del siglo XXI. Pero, ¿cuántos usuarios de este dispositivo la padecen?

El último de los estudios sobre esta adicción a los teléfonos móviles arroja, desde luego, conclusiones bastante preocupantes: el 66% de la población británica padece de esta mal, según una encuesta que acaba de hacer pública la firma OnePoll, basándose en una muestra de mil entrevistas.

La dependencia ha llegado a tal punto que, el 41% de los usuarios del Reino Unido, tienen más de un teléfono para sentirse conectados permanentemente.

Hace cuatro años, una encuesta similar cifró en el 53% el porcentaje de personas adictas al móvil, trece puntos por debajo, lo que da una idea del ritmo de crecimiento de este trastorno, tanto como la frecuencia con la que se hace uso del teléfono. Por término medio, cada usuario consulta su móvil 34 veces al día. Teniendo en cuenta que muchos de ellos siguen haciéndolo solo ocasionalmente, es fácil hacerse una idea de la dependencia del teléfono móvil que algunos padecen.

Y claro, ante un bien tan preciado, y como ocurre con cualquier tesoro que se convierte en obsesión, el miedo a perderlo puede llegar a ser aterrador. Según el estudio, el 70% de las mujeres reconoce tener pánico a perder su teléfono móvil, frente al 61% de los hombres.

loading...

Como es obvio, la dependencia del móvil es especialmente preocupante entre los más jóvenes. Francisca López Torrecilla, experta en adicciones y directora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada (UGR), España, cifra en el 8% el porcentaje de universitarios españoles que sufre de nomofobia.

En Latinoamérica, podemos destacar el ejemplo de Colombia, donde el 90% de las personas que tienen teléfono celular están en riesgo de padecer esta fobia.

La adición al teléfono móvil es para muchos la enfermedad del siglo XXI. Según los expertos, el miedo a estar sin el celular se puede diagnosticar como un trastorno para una gran parte de la población, sin que los afectados sean conscientes de serlo.

“Empieza alrededor de la primera adolescencia, de los 13 a los 15 años, en donde todavía no pueden controlarlo”, asegura la psicóloga colombiana, Annie de Acevedo.

Los siguientes son algunos de sus síntomas más importantes:

Ansiedad o estrés por no poder contestar el celular.

Revisar constantemente el aparato móvil.

Trasladarse con él a todas parte, incluso dentro de casa.

Quedarse sin batería y tener la sensación de estar ilocalizable.

Salir sin teléfono y sentir que le falta algo.

Despreocuparse de sus obligaciones por estar conectado a su celular.

Ignorar las conversaciones personales.

Sin embargo, lo más interesante son las consecuencias que acarrea este miedo irracional a no llevar el teléfono móvil encima, y que se resumen en que los jóvenes se aburren cada vez más con las actividades habituales de ocio. Según López Torrecilla, los adictos al móvil suelen presentar algunas características de personalidad comunes, como una baja autoestima, problemas con la aceptación del propio cuerpo y déficit en habilidades sociales y resolución de conflictos.

Además, la nomofobia se manifiesta en otros síntomas como: malestar general, enfado o la inquietud,negación, ocultación, minimización del problema y el sentimiento de culpa.

Si has tenido algunos de los anteriores síntomas es posible que necesites la ayuda de un especialista. “Se tiene que aprender a vivir de otra manera. A comunicarse de otra forma. A no dejarse manejar por la tecnología, para no ser esclavo de ella”, recomienda la experta.

La adicción a las redes sociales y a los dispositivos electrónicos es real y se deben tomar las medidas necesarias para no dejarse afectar.

En la actualidad, este tipo de conductas, están siendo reconocidas por profesionales de la salud mental en la mayoría de los países del mundo.

Check Also

Test: ¿Cuál de estas imágenes es la silueta de una niña?

Existen muchos tests psicológicos, pero gracias a éste que te presentaremos a continuación, podrás conocer …

¿Qué opinas?
Loading...
CARGANDO...
Compartir